Saltar al contenido

Como regalar una estrella

como regalar una estrella

Lo de regalar una estrella del cielo suena de primeras como un imposible. Pero, ¿Sabes que no lo es?. Las estrellas son un símbolo de todo lo bello del Universo.

Sabes como regalar una estrella del cielo?

Mirar al cielo una noche clara y descubrirlo cuajado de estrellas brillantes es una de esas sensaciones que te hacen tomar conciencia de lo pequeños que somos. Y es justo, en ese momento, cuando puedes sorprender con un regalo más original que ningún otro: una estrella del cielo.

Vale, no vas a poder hacerle entrega de su regalo en mano porque te pilla un poco alejado, pero sí que vas a dejar constancia de que una estrella del firmamento tiene ahora su nombre y le pertenece. ¿No te parece un regalo increíble?

Probablemente no imaginabas que esto era posible y por eso no te lo habías planteado, pero párate un momento y piensa. ¿Cuantas estrellas hay en nuestra galaxia? ¿Y en otras? ¿Y en el Universo al completo? Exacto, hay muchas más de las que nadie pueda contabilizar, de forma que todo el mundo puede tener su estrella si lo desea.

Lo bueno es que no es así y muy poca gente regala una estrella, por lo que con este regalo sorprenderás a la persona a la que quieras hacerle un presente especial. Quizás te preguntes cómo regalar estrellas. Tranquilidad, ni es tan complicado ni vas a tener que pedir permiso a la NASA.

En realidad hay un registro de estrellas, y como hay muchas más estrellas que nombres, tan sólo tienes que pagar a una empresa que te lo gestione para que una estrella concreta pase a llamarse como tú quieras. De hecho, lo que regalas al regalar una estrella del cielo son los documentos que lo acreditan y toda la información acerca de la estrella en cuestión.

No, no se trata de un diploma vacío de contenido, sino de un certificado y todas la indicaciones necesarias para encontrar tu estrella en el cielo, además de sus características. Todo esto es lo que hace que los
regalos de estrellas sean un regalo diferente y con mucho más impacto.

Tu regalo estará ahí por miles de millones de años y sabrás que nunca nadie podrá cambiar ya su nombre. Quizás no puedas hacer que esa persona pueda tocar el cielo, pero desde luego, la harás sentirse un poquito más cerca de él.