Saltar al contenido
El Mejor Regalo

Soy padrino de bautizo, ¿qué puedo regalar?

soy padrino de bautizo

El nacimiento de un bebé es un momento muy importante para la familia y los futuros papás y/o mamás siempre piensan muy bien quién va a ser el padrino del recién llegado. Si te han elegido a ti es porque confían en que cuidarás del peque como si fuera tuyo y es normal que te estés preguntando qué regalar si soy padrino de bautizo, no quieres decepcionar. Pues no te preocupes, ¡aquí te damos diferentes alternativas!

Libro del bautizo

Este regalo es una de las mejores opciones porque es un detalle que servirá para recordar todos los momentos de ese día tan importante. En estos álbumes suelen firmar los asistentes al evento y, además, se pueden recoger también datos sobre el peque como la primera palabra, cuándo ha empezado a andar o qué es lo que más le gusta comer. Cuando se haga mayor lo guardará con cariño.

Concha bautismal

Es otro de los detalles favoritos por la misma razón, será un bonito recuerdo. Con ella el bebé recibirá el agua bautismal y guardarla nunca está de más porque es un elemento decorativo que encaja en cualquier lugar.

Joyas grabadas

No importa si es nene o nena, una esclava con su nombre y fecha de nacimiento o un medallón con esta información es algo que tendrá para siempre y que, además, servirá para ir viendo en el caso de la muñeca cómo el chiquitín o la chiquitina va creciendo.

Marco con alguna fotografía del recién nacido

Este tipo de elementos son muy comunes en la habitación del bebé. Algún cuadro con su nombre o detalles decorativos del estilo ayudarán a aportarle personalidad a la nueva estancia de la casa.

Sillitas o carros de bebés

En este caso, el regalo es más práctico que emocional. La llegada de un nuevo miembro a la familia supone muchos gastos pues es una boca más que alimentar que, además, necesitará ropa, medicamentos en caso de caer enfermo, biberones, chupetes, pañales, la silla para el automóvil, la mecedora… ¡Seguro que solo de pensarlo te estás agobiando!

A los papás les vendrá bien cualquier ayuda económica así que si compras alguno de estos elementos te lo van a agradecer. Ellos y, sobre todo, ¡sus bolsillos!

Tacatá o parque infantil

Tanto el tacataca como el parque infantil van a ayudar al desarrollo del pequeño. Pronto empezará a moverse y gracias al parque los papás podrán dejarlo tumbado un rato mientras el  o la peque se entretienen con espejos, peluches, sonidos… Todo esto ayuda a su desarrollo psicomotor.

Gracias a todos estos elementos comenzará a utilizar sus manos y pies y a reaccionar a diferentes inputs. Por ejemplo, si el parque que compras tiene sonidos de animales, aprenderá a diferenciar los unos de los otros.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los peques crecen muy rápido. Pronto dejará de estar tumbado para empezar a andar y corretear por toda la casa. Poniéndolo en el tacatá los padres evitarán tener que estar tooooodo el rato cogiéndole de las manitas para ver cómo anda. Estamos de acuerdo en que es un gesto muy bonito, pero puede ser agotador.

Su primera cocinita o caballito de madera

Este tipo de regalos son detalles que duran para toda la vida y que se suelen guardar con mucho cariño. Hace un par de décadas, cuando era tan caro comprar los juguetes para los niños, los nenes tenían menos cosas y agradecían todos estas cosas que incluso luego pasaban de unos hermanos a otros.

Antes se regalaban las cocinitas a las niñas y los caballitos a los niños. Sin embargo, gracias a la lucha feminista la sociedad está cambiando y estos roles de género ya son caducos. No importa el sexo del bebé, ¡puedes regalarle aquello que más te guste a ti! Si los papás son cocineros o disfrutan en la cocina, opta por esta. Si, en cambio, son grandes amantes de los animales, ¡le cogerán mucho cariño al caballito!

Peluche

Este último regalo puede parecer insignificante, ¡pero nada más lejos de la realidad! Los peluches son el primer amigo que hace un niño. Le acompañan a la de dormir, juegan con ellos, ¡incluso algunos peques no se separan de ellos durante la etapa escolar!

Está claro que si eliges un peluche cualquiera, se lo enseñas y punto, el bebé lo olvidará pero, ¿y si lo aprovechas para compartir tiempo con el recién llegado? ¡Cada vez que lo veas con el muñeco te acordarás de todo lo que le has enseñado!

En resumen, ¡las opciones son infinitas! ¿Has decidido ya qué quieres regalar? Pues repite con nosotros, soy padrino de bautizo, ¡esta es solo la primera de las muchas decisiones que voy a tener que tomar de ahora en adelante!